Sermón: XIV Domingo después de Pentecostés - "Nadie puede servir a dos señores"